Observatorio de los Derechos de la Niñez y la Adolescencia - Provincia de Santa Fe
Defensoría de Niñas, Niños y Adolescentes - Provincia de Santa Fe
Defensoría del Pueblo - Provincia de Santa Fe
Facebook de la Defensoría NNyA Twitter de la Defensoría NNyA Canal de Youtube de la Defensoría de NNyA Instagram de la Defensoría de NNyA

Novedades

12/06/2017

12 de junio: Día Mundial contra el trabajo infantil

El trabajo de niñas, niños y adolescentes está vinculado de manera directa a situaciones de pobreza y desigualdad social. Tal como afirma la CEPAL (2016), en América Latina y el Caribe la desigualdad es un rasgo característico desde las primeras etapas de la vida de las personas; la pobreza en la niñez es especialmente crítica por el mayor nivel de dependencia, la falta de autonomía y la elevada vulnerabilidad de las niñas y niños frente a las condiciones económicas y sociales de su entorno y sus familias. En un contexto donde los índices macroeconómicos hablan del crecimiento lento pero sostenido de las economías latinoamericanas, las brechas de la desigualdad continúan impulsando a familias, niñas y niños a desarrollar actividades carentes de formalidad, regulación, salubridad y garantía de sus derechos humanos. La realización de actividades de tipo económico con la finalidad de obtener recursos para satisfacer necesidades básicas es la realidad de una parte de la niñez y la adolescencia, siendo precisamente su desarrollo físico, cognitivo, psicológico y cultural el que se ve condicionado a partir del trabajo infantil.

Se define al trabajo infantil como “toda actividad económica y/o estrategia de supervivencia, remunerada o no, realizada por niñas y niños, por debajo de la edad mínima de admisión al empleo o trabajo, o que no han finalizado la escolaridad obligatoria o que no han cumplido los 18 años si se trata de trabajo peligroso” (Comisión Nacional para la Erradicación del Trabajo Infantil, 2011).

De acuerdo con los datos de la Organización Internacional del Trabajo, en 2013 existían en América Latina y el Caribe 13 millones (8,8%) de niños en situación de trabajo infantil. La agricultura es el sector con el mayor número de niños en situación de trabajo infantil a nivel mundial, sin embargo, el número de niños que realizan tareas remuneradas o bajo situaciones de explotación en el ámbito de los servicios y la industria no es insignificante y da cuenta de un problema que no puede ser soslayado. Hay que recordar que la mayoría de las niñas, niños y adolescentes en situación de trabajo infantil se encuentra principalmente en la economía informal, por lo cual cualquier definición sobre el trabajo infantil y su abordaje implica considerar diversas modalidades que pueden presentar las actividades económicas o estrategias de supervivencia de niñas, niños y adolescentes, las cuales se caracterizan por su informalidad e invisibilidad en los espacios públicos.

Entre las formas más comunes de trabajo infantil en ámbitos urbanos se destacan la recolección y selección de desechos (conocida como “cirujeo”, “cartoneo”), la venta de objetos, la mendicidad explícita o lo que se ha denominado “mendicidad encubierta”, que incluye la entrega de un objeto a cambio de un valor no establecido (como almanaques, figuritas, estampitas) o la prestación de un servicio no solicitado en los mismos términos (limpiado de vidrios en autos o locales), por mencionar las más visibles. En el ámbito del hogar, la forma más común del trabajo infantil son las tareas domésticas realizadas para la propia familia o terceros, que incluyen la limpieza y el cuidado de personas (hermanos menores, adultos mayores, enfermos) y en la cual se ven principalmente involucradas las niñas y adolescentes mujeres. En el ámbito rural, las formas comunes de trabajo infantil –remuneradas o no- tienen que ver con la participación de niñas, niños y adolescentes en las cosechas, por ello es un trabajo de tipo estacional; también con el trabajo doméstico, que implica el cuidado de otros niños, adultos, tareas del hogar y/o  cuidado de animales.

En el Convenio N° 182 de la OIT sobre la prohibición de las peores formas de trabajo infantil y la acción inmediata para su eliminación (1999) se recomendó a los Estados poner en marcha acciones para la eliminación efectiva de las peores formas de trabajo infantil, teniendo en cuenta la importancia de la educación básica gratuita y la necesidad de librar de todas esas formas de trabajo a las niñas y niños afectados para asegurar su  inserción social. Al mismo tiempo, se instó a atender a las necesidades de sus familias, considerando la estrecha relación entre trabajo infantil y pobreza. Desde 2016 Argentina cuenta con un listado de trabajos infantiles peligrosos que recoge lo establecido en dicho Convenio como “peores formas”. Las modalidades consideradas como peores formas de trabajo infantil son la explotación sexual comercial infantil, la utilización de niñas y niños para la producción y tráfico de estupefacientes y otras actividades ilícitas; su utilización en pornografía; toda forma de esclavitud o prácticas análogas como la trata y el tráfico; el trabajo forzoso u obligatorio y todo trabajo que por su naturaleza o circunstancias en las que se realiza atente contra la salud, la seguridad o la moral de niños y niñas. Asimismo, las modalidades de trabajo infantil peligroso, penoso, e insalubre también se consideran peores formas de trabajo infantil.

En relación con las actividades económicas desarrolladas por adolescentes, a través de la Resolución N° 216/2013 del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social de la Provincia de Santa Fe se han reglamentado las condiciones de trabajo adolescente permitido en el ámbito provincial. La Autorización para Trabajo Adolescente Protegido y sus excepciones se realizan bajo determinadas condiciones con el objetivo de garantizar la integridad psicofísica de los adolescentes trabajadores, en casos de ser autorizados. En ningún caso se podrá autorizar el trabajo adolescente en actividades incluidas en el Listado de Tareas Peligrosas (LTP).

La evidencia construida para analizar la Erradicación del Trabajo Infantil en el escenario de la provincia de Santa Fe da cuenta de una problemática compleja que se profundiza en sectores rurales de alta vulnerabilidad y exclusión que no contaban con dispositivos institucionales de protección social. Desde 2011 se priorizó la implementación de dispositivos de abordaje integral para la erradicación del trabajo infantil en zonas rurales de la provincia, dando origen a los Centros de Cuidado Infantil, programa que se extiende en los cinco nodos y desde el cual se desarrollan distintas estrategias de trabajo con la población infantil y adolescente atendida, de acuerdo con las necesidades específicas de su edad y situación de sus familias.

El trabajo de niñas, niños y adolescentes en algunos contextos permanece naturalizado o invisibilizado. Es imprescindible fortalecer intervenciones que puedan pensar abordajes del trabajo infantil en contextos urbanos, dado el alto grado de incidencia que tienen las actividades económicas realizadas por la población infantil de los grandes núcleos como Santa Fe, Rosario y sus áreas metropolitanas, así como las implicancias que el mismo tiene en la vulnerabilidad de niñas y niños, en su desarrollo integral y goce efectivo de sus derechos. 

@

Rosario

Italia 321 - CP 2000 - Rosario
Teléfonos: (+54 341) 472-1587 / 472-1588 / 472-1589

Santa Fe

Eva Perón 2726 - CP 3000 - Santa Fe
Teléfono: (0342) 457-2693


Rafaela

Brown 73
Teléfono: (03492) 45-3101

Reconquista

Patricio Diez 985
Teléfono: (03482) 43-8849

Venado Tuerto

9 de Julio 1040
Teléfono (03462) 40-8868