Piden garantizar la educaci贸n durante y post pandemia

Piden garantizar la educaci贸n durante y post pandemia
16 de Diciembre de 2020

La Defensoría de Niñas, Niños y Adolescentes de la provincia de Santa Fe a cargo de Analía Colombo elaboró una propuesta dirigida al gobierno provincial a los fines de garantizar el derecho a la Educación de niñas, niños y adolescentes durante y post pandemia de cara al inicio lectivo del año 2021.

A partir de la emergencia sanitaria vivida a lo largo del año 2020 –producto de la propagación del covid-19– que provocó la suspensión del dictado de clases de manera presencial, la Defensoría de Niñas, Niños y Adolescentes de Santa Fe diseñó una propuesta que incluye una serie de acciones posibles que se centran en la transición de la escolaridad remota a la reapertura de las escuelas haciendo eje en el Interés Superior del Niño.

En un año marcado por la incertidumbre y la evolución de los contagios, la educación formal y no formal de niñas, niños y adolescentes se impartió de manera remota y por medios virtuales, ya sea dentro de los hogares familiares o en las instituciones del Sistema de Protección de Derechos que alojan a niñas, niños y adolescente, donde el impacto fue mucho mayor. Ya que además de la escasez de medios tecnológicos y de conectividad, la relación entre cantidad de niños/as por adulto/a es elevada.

Pese a los esfuerzos del gobierno nacional como los diferentes gobiernos provinciales por sostener la educación no presencial, el déficit de conectividad de muchas zonas, los problemas de accesibilidad a dispositivos tanto de las y los docentes como de las y los estudiantes, así como también el desconocimiento de herramientas pedagógicas para entornos virtuales fue notable.

La situación fue inédita y en este sentido es importante destacar los enormes esfuerzos que se realizaron desde toda la comunidad educativa para sostener la enseñanza.

Pero, como en toda crisis, las consecuencias han sido más perjudiciales allí donde son mayores las vulnerabilidades. La escuela, que siempre fue un derecho para la equidad social, no estuvo al alcance de todas las niñas, los niños y adolescentes. Muchos chicos y chicas quedaron directamente desvinculados de la escolaridad, sumado a otros y otras que han debido incorporarse al circuito laboral informal debido a la recesión económica o la pérdida de trabajo de su grupo familiar conviviente.

No sólo la deserción escolar y la brecha digital o tecnológica son los problemas que dejó en evidencia este año 2020 a partir de la interrupción prolongada de la asistencia a las aulas. También lo fue el aumento de las distintas formas de violencia intrafamiliar que padecen muchas niñas, niños y/o adolescentes. La escuela, como espacio donde estas y otras vulneraciones podían ser detectadas, no pudo estar presente a lo largo del año. Quedó suspendida también la escuela como ámbito de sociabilización entre pares y como ordenadora de horarios y rutinas necesarias para el desarrollo y bienestar de todo niño, niña o adolescente.

En este marco, para la Defensoría de Niñas, Niños y Adolescentes es imperativo, entonces, programar adecuadamente la reapertura segura de las escuelas, realizando una planificación pedagógica flexible para el o los próximos ciclos lectivos que contemple los diferentes escenarios posibles que puedan suscitarse a raíz de la evolución de la pandemia por Covid-19.

1) Planificación pedagógica flexible: se propone prever tres escenarios posibles, de no presencialidad, de presencialidad media y de plena presencialidad, los que pueden desarrollarse gradualmente, de manera alternada o mixta según sea la situación epidemiológica del contexto. Se trata de desarrollar estrategias contextualizadas de educación continua que permitan métodos de aprendizaje flexible que combinen la enseñanza a distancia con el aprendizaje en el aula. Promover recursos tecnológicos y de conectividad para achicar la brecha digital, repensar las formas en que se enseña y aprende en la virtualidad, promoviendo la utilización creativa de las herramientas para co-crear conocimientos junto a las niñas, niños y adolescentes. Y capacitar a docentes, tanto para desarrollar la labor educativa en escenarios dinámicos, como para identificar las dificultades de los estudiantes e implementar programas de regularización y recuperación de instancias perdidas.

2) Acondicionamiento de la infraestructura escolar y la infraestructura digital. Es preciso que los edificios sean lugares seguros y ventilados, que permitan implementar medidas de distanciamiento, con instalaciones sanitarias necesarias para garantizar tanto la higiene de manos de docentes y alumnos/as, como la limpieza y desinfección constante del lugar. Deben establecerse protocolos de salud y de seguridad acordes a los lineamientos establecidos por el Ministerio de Salud Provincial, trabajando en plena coordinación con autoridades del Ministerio de Educación. Dichos protocolos deben prever el traslado hacia las escuelas, el momento de entrada y salida, y la permanencia dentro de ellas. La habilitación de otros espacios públicos y/o privados, cerrados y/o al aire libre puede ser útil a los fines de asegurar, en algunos casos, un mayor distanciamiento social.

3) Asistencia especial a grupos más vulnerables: Lo que implica en primer lugar priorizar el regreso presencial de aquellas niñas, niños o adolescentes que han permanecido más inactivos ante la oferta de educación virtual.

4) Apoyo a padres, madres y cuidadores/as: La continuidad de la educación en escenarios diversos requiere la orientación y el apoyo profesional a los adultos y adultas que están a cargo de niñas, niños y adolescentes. Su participación en espacios de diálogo también es importante para el cumplimiento de los protocolos y estrategias de cuidado elaboradas.

5) Refuerzo del cuerpo docente. Es imprescindible planificar y si fuera necesario crear los cargos y horas requeridas para los nuevos formatos escolares, teniendo en cuenta los distintos escenarios.

6) Refuerzo presupuestario. Para desarrollar y asegurar la continuidad de los aprendizajes de las niñas, niños y adolescentes de la manera que se propone, con mejoras edilicias y tecnológicas, y fortalecimiento de la planta docente, los recursos económicos serán claves. Resulta imperioso aumentar las partidas presupuestarias destinadas a educación en Santa Fe.

Finalmente, desde esta Defensoría sostenemos que resulta prioritario el trabajo coordinado entre los Ministerios de Salud y Educación, poniendo especial énfasis en instancias de acompañamiento y capacitación de toda la comunidad educativa, teniendo como horizonte la salud integral y el bienestar de niñas, niños y adolescentes.

 

Defensoría de niñas, niños y adolescentes | Provincia de Santa Fe
Piden garantizar la educaci贸n durante y post pandemia

La Defensoría de Niñas, Niños y Adolescentes de la provincia de Santa Fe a cargo de Analía Colombo elaboró una propuesta dirigida al gobierno provincial a los fines de garantizar el derecho a la Educación de niñas, niños y adolescentes durante y post pandemia de cara al inicio lectivo del año 2021.

A partir de la emergencia sanitaria vivida a lo largo del año 2020 –producto de la propagación del covid-19– que provocó la suspensión del dictado de clases de manera presencial, la Defensoría de Niñas, Niños y Adolescentes de Santa Fe diseñó una propuesta que incluye una serie de acciones posibles que se centran en la transición de la escolaridad remota a la reapertura de las escuelas haciendo eje en el Interés Superior del Niño.

En un año marcado por la incertidumbre y la evolución de los contagios, la educación formal y no formal de niñas, niños y adolescentes se impartió de manera remota y por medios virtuales, ya sea dentro de los hogares familiares o en las instituciones del Sistema de Protección de Derechos que alojan a niñas, niños y adolescente, donde el impacto fue mucho mayor. Ya que además de la escasez de medios tecnológicos y de conectividad, la relación entre cantidad de niños/as por adulto/a es elevada.

Pese a los esfuerzos del gobierno nacional como los diferentes gobiernos provinciales por sostener la educación no presencial, el déficit de conectividad de muchas zonas, los problemas de accesibilidad a dispositivos tanto de las y los docentes como de las y los estudiantes, así como también el desconocimiento de herramientas pedagógicas para entornos virtuales fue notable.

La situación fue inédita y en este sentido es importante destacar los enormes esfuerzos que se realizaron desde toda la comunidad educativa para sostener la enseñanza.

Pero, como en toda crisis, las consecuencias han sido más perjudiciales allí donde son mayores las vulnerabilidades. La escuela, que siempre fue un derecho para la equidad social, no estuvo al alcance de todas las niñas, los niños y adolescentes. Muchos chicos y chicas quedaron directamente desvinculados de la escolaridad, sumado a otros y otras que han debido incorporarse al circuito laboral informal debido a la recesión económica o la pérdida de trabajo de su grupo familiar conviviente.

No sólo la deserción escolar y la brecha digital o tecnológica son los problemas que dejó en evidencia este año 2020 a partir de la interrupción prolongada de la asistencia a las aulas. También lo fue el aumento de las distintas formas de violencia intrafamiliar que padecen muchas niñas, niños y/o adolescentes. La escuela, como espacio donde estas y otras vulneraciones podían ser detectadas, no pudo estar presente a lo largo del año. Quedó suspendida también la escuela como ámbito de sociabilización entre pares y como ordenadora de horarios y rutinas necesarias para el desarrollo y bienestar de todo niño, niña o adolescente.

En este marco, para la Defensoría de Niñas, Niños y Adolescentes es imperativo, entonces, programar adecuadamente la reapertura segura de las escuelas, realizando una planificación pedagógica flexible para el o los próximos ciclos lectivos que contemple los diferentes escenarios posibles que puedan suscitarse a raíz de la evolución de la pandemia por Covid-19.

1) Planificación pedagógica flexible: se propone prever tres escenarios posibles, de no presencialidad, de presencialidad media y de plena presencialidad, los que pueden desarrollarse gradualmente, de manera alternada o mixta según sea la situación epidemiológica del contexto. Se trata de desarrollar estrategias contextualizadas de educación continua que permitan métodos de aprendizaje flexible que combinen la enseñanza a distancia con el aprendizaje en el aula. Promover recursos tecnológicos y de conectividad para achicar la brecha digital, repensar las formas en que se enseña y aprende en la virtualidad, promoviendo la utilización creativa de las herramientas para co-crear conocimientos junto a las niñas, niños y adolescentes. Y capacitar a docentes, tanto para desarrollar la labor educativa en escenarios dinámicos, como para identificar las dificultades de los estudiantes e implementar programas de regularización y recuperación de instancias perdidas.

2) Acondicionamiento de la infraestructura escolar y la infraestructura digital. Es preciso que los edificios sean lugares seguros y ventilados, que permitan implementar medidas de distanciamiento, con instalaciones sanitarias necesarias para garantizar tanto la higiene de manos de docentes y alumnos/as, como la limpieza y desinfección constante del lugar. Deben establecerse protocolos de salud y de seguridad acordes a los lineamientos establecidos por el Ministerio de Salud Provincial, trabajando en plena coordinación con autoridades del Ministerio de Educación. Dichos protocolos deben prever el traslado hacia las escuelas, el momento de entrada y salida, y la permanencia dentro de ellas. La habilitación de otros espacios públicos y/o privados, cerrados y/o al aire libre puede ser útil a los fines de asegurar, en algunos casos, un mayor distanciamiento social.

3) Asistencia especial a grupos más vulnerables: Lo que implica en primer lugar priorizar el regreso presencial de aquellas niñas, niños o adolescentes que han permanecido más inactivos ante la oferta de educación virtual.

4) Apoyo a padres, madres y cuidadores/as: La continuidad de la educación en escenarios diversos requiere la orientación y el apoyo profesional a los adultos y adultas que están a cargo de niñas, niños y adolescentes. Su participación en espacios de diálogo también es importante para el cumplimiento de los protocolos y estrategias de cuidado elaboradas.

5) Refuerzo del cuerpo docente. Es imprescindible planificar y si fuera necesario crear los cargos y horas requeridas para los nuevos formatos escolares, teniendo en cuenta los distintos escenarios.

6) Refuerzo presupuestario. Para desarrollar y asegurar la continuidad de los aprendizajes de las niñas, niños y adolescentes de la manera que se propone, con mejoras edilicias y tecnológicas, y fortalecimiento de la planta docente, los recursos económicos serán claves. Resulta imperioso aumentar las partidas presupuestarias destinadas a educación en Santa Fe.

Finalmente, desde esta Defensoría sostenemos que resulta prioritario el trabajo coordinado entre los Ministerios de Salud y Educación, poniendo especial énfasis en instancias de acompañamiento y capacitación de toda la comunidad educativa, teniendo como horizonte la salud integral y el bienestar de niñas, niños y adolescentes.

 

Piden garantizar la educaci贸n durante y post pandemia

Rosario
Tucum谩n 1681 - CP 2000 - Rosario
Teléfonos: Lunes a viernes de 8.00 a 18.00 (0341) 156-914345
info@defensorianna.gob.ar
Santa Fe
Eva Per贸n 2726 - CP 3000 - Santa Fe
Teléfonos: Lunes a viernes de 8.00 a 18.00 (0342) 154-494569
info@defensorianna.gob.ar
Rafaela
Brown 73
Teléfonos: (03492) 45-3101
defensorrafaela@gmail.com
Reconquista
Patricio Diez 985
Teléfonos: (03482) 43-8849
reconquista@defensorsantafe.gov.ar
Venado Tuerto
9 de julio 1040
Teléfonos: (03462) 40-8868
venadotuerto@defensorsantafe.gov.ar